8 de marzo, el futuro de la gastronomía se escribe en femenino

Es una imagen recurrente en cada gran gala gastronómica. A la hora de recoger los premios, los hombres son mayoría. Y es que logros como conseguir una estrella Michelin o entrar en las listas de los mejores restaurantes del mundo siguen representando un techo de cristal para las mujeres que cada día batallan detrás de los fogones o dirigen la sala y las cuentas de un restaurante.

En Gasma sabemos que aún queda mucho camino por recorrer, pero también sabemos que esa revolución pendiente ya ha empezado… desde las aulas. El número de alumnas en el Grado en Gastronomía ha ido creciendo año a año, hasta el punto de que hoy en día representan prácticamente a la mitad del estudiantado. De hecho, el incremento en solo cuatro años ha sido notable.

Un crecimiento constante

El pasado mes de junio de 2019 se graduó la primera promoción de esta titulación universitaria, aquella que comenzó sus estudios en septiembre de 2015. En esta promoción, el porcentaje de mujeres era del 34,7%. Una de ellas, Almudena Gil, logró la distinción al mejor Trabajo de Fin de Grado. En este tiempo, las mujeres han ido ganando terreno hasta alcanzar el 55% entre los alumnos de nuevo ingreso del presente curso escolar.

A ella se unen las mujeres que han cursado alguno de los másters y programas profesionales que oferta Gasma. En total 30 estudiantes se han especializado en áreas de la gastronomía como la cocina de vanguardia o los postres del restaurante.

Todas ellas trabajan cada día con ambición y con el convencimiento de que escribirán el futuro de un sector que crece cada día y que va mucho más allá del interior de un restaurante. Por eso la revolución que ya ha comenzado en las aulas se empieza a trasladar a las cocinas, pero también a los obradores de pastelería, a las salas y bodegas de los grandes restaurantes, a los laboratorios, a los departamentos de I+D y a los despachos de las grandes empresas del sector y grupos de restauración.

El Culinary Team, un espejo en el que mirarse

Esta revolución es posible gracias al empuje de las nuevas generaciones, pero también al trabajo incansable de las profesionales que, desde todos los ámbitos, ayudan a que la gastronomía española siga creciendo y se mantenga como un referente a nivel internacional. Por suerte, muchas de estas profesionales forman parte del Culinary Team de Gasma y participan en la formación de las estudinates, no sólo a través de sus conocimientos, sino también transmitiendo valores y experiencias.

Hablamos de chefs que hoy en día ocupan la primera línea de la vanguardia gastronómica. Entre ellas encontramos a Begoña Rodrigo (La Salita, 1 estrella Michelin), Iolanda Bustos (La Caléndula), Teresa Gutiérrez (Restaurante Azafrán), Laila Bazahn (Hawkers 45), Clara Puig (Tula, 1 estrella Michelin), Laura López (KultO), Elena Lucas (La Lobita) o Aroa López (Samsha). A ellas se unen otras cocineras galardonadas que han participado en eventos en Gasma, como Fina Puigdevall (Les Cols, 2 estrellas Michelin) o Lucía Freitas (A Tafona, 1 estrella Michelin).

 

De jóvenes pasteleras que marcan hoy en día la tendencia en el sector. Andrea Dopico, Laura Vervoort, Ximena Pastor, Cristina García, Joanna Artieda, Saray Ruíz, Samantha Varas, Sara Mordecai, Lucila Canero, Carito Lourenço o Montse Abella (Prix au Chef Pâtissier 2019) han visitado en más de una ocasión nuestro obrador.

En la sala y en los despachos

Hablamos también de referentes de la sala y la sumillería. Por ejemplo, de Eva Pizarro, coordinadora del área de Sumillería en Gasma, sumiller del restaurante Fierro y autora del libro ‘Los vinos que pueden cambiar tu vida’. O de Marta Casas, enóloga de la bodega Parés Baltà. De gestoras como María José Morera, responsable de gestión del grupo elBarri, o Marta Valsangiacomo; periodistas como Ana Vega (Premio Nacional de Gastronomía a la mejor labor periodística) o Mónica Escudero (redactora jefe de El Comidista); nutricionistas como Pilar Esquer o científicas como Sara Paradells (premio a la mejor labor docente por la Universidad CEU Cardenal Herrera).

 

La lista sigue y, a buen seguro, seguirá creciendo durante los próximos años. Ellas, alumnas y profesoras, demuestran que la revolución no sólo es necesaria, sino también posible. Por eso en Gasma sabemos que el futuro de la gastronomía se escribe en femenino.