El presidente de la división de Gastronomía del Grupo Vocento y vicepresidente de Madrid Fusión, Benjamín Lana, analiza ante los alumnos de Grado la importancia de la gastronomía desde una perspectiva histórica

En una época en la que la que los chefs han ascendido a categoría de ‘celebrities’, y en la que la inmediatez y el impacto visual de redes sociales como Instagram parecen lastrar la capacidad de reflexión, discursos como los de Benjamín Lana son más necesarios que nunca. Lo son porque apelan al carácter humanista de la gastronomía. Y también porque tranquilizan a las próximas generaciones de chefs y de profesionales del sector. De sus palabras se destila que la gastronomía no es, ni ha sido nunca, una moda pasajera. Al contrario, en esta disciplina cabe todo, también la historia de la humanidad.

“Reivindico el papel de la gastronomía como gran herramienta transformadora del ser humano desde hace miles de años”, explica Lana. Y lo hace ante decenas de estudiantes que al apostar por Gasma, lo hacen también por una visión “realista y muy actualizada” de la gastronomía. Por eso, Benjamín Lana entiende que su responsabilidad como divulgador gastronómico se extiende también al aula: “Es importantísimo tratar de explicar la trascendencia de esta profesión y esta actividad, más aún en un momento en el que el sector vive muy pegado a la fama y a lo visual”.

Un hecho universal

Sus palabras tienen más valor si tenemos en cuenta que, como presidente de la división de Gastronomía del Grupo Vocento, es también el responsable de citas tan importantes como Madrid Fusión, San Sebastián Gastronómica o Encuentro de los Mares. Hablamos, por tanto, de alguien que respira gastronomía las 24 horas del día, los 365 días del año. Y de alguien que ha recorrido medio mundo y que sabe lo que se ‘cocina’ en cada rincón del planeta: “Algo que compartimos todos los humanos es lo que comemos, en cualquier comunidad hay gente que atesora conocimientos alrededor de la gastronomía. Es un hecho universal, más que el fútbol o el cine”.

Durante su presencia en Gasma, Lana puso el foco en la importancia que la gastronomía ha tenido en la historia de la humanidad: “Hemos evolucionado como especie y nos hemos asentado gracias al intercambio de culturas culinarias y de ingredientes”. La relación entre gastronomía e historia se hace aún más evidente desde la segunda mitad del siglo XX. “Es importante que los alumnos entiendan cómo la gastronomía evoluciona también a partir de los cambios culturales o sociológicos. Por ejemplo, no hay más que ver las concomitancias entre Mayo del 68 y la nouvelle cuisine, o cómo el nacimiento de la nueva cocina española coincide también con la llegada de la democracia”.

El mayor congreso de América Latina

La visita de Benjamín Lana a Gasma se ha producido días antes de la inminente celebración de la primera edición de Bogotá Madrid Fusión (del 7 al 10 de noviembre). Con 1.400 congresistas acreditados y la esperada presencia de algunos de los mejores chefs del mundo, se trata del congreso gastronómico más importante de América Latina. No en vano, por sus cocinas pasarán cocineros como Joan Roca, Quique Dacosta, Nacho Manzano, Mario Sandoval, Maca de Castro, Ana Roš, Enrique Olvera o Virgilio Martínez.

La actividad del grupo Vocento en este sector no se limita solo a las grandes congresos: “Consideramos que la gastronomía desempeña un papel muy importante a la hora de cohesionar el campo, el mar y la ciudad. Queremos dar visibilidad a aquellos cocineros y productores comprometidos que quieran reivindicar su territorio a través de la gastronomía”.

Fruto de este empeño, la división gastronómica del grupo editorial ha impulsado otros eventos como el Encuentro de los Mares. Celebradas en Málaga y Cádiz el pasado mes de junio, las jornadas sirvieron para poner en común por primera vez los puntos de vista de científicos, armadores, pescadores, pescaderos, empresarios de la industria conservera y cocineros (Ángel León, Sergio Bastard, Rafa Zafra, Diego Gallegos o Iván Domínguez, entre otros), y para reflexionar sobre el futuro de los mares y ayudar a dar visibilidad a esta problemática problema.

Gastronomía y territorio

En esta misma línea, uno de los proyectos inminentes capitaneados por Benjamín Lana es la celebración en Zafra (Extramadura) del primer encuentro internacional de cocinas rurales. Dicha actividad servirá de altavoz para todos aquellos cocineros y hosteleros que están trabajando en el entorno rural: “Queremos que aquellos que realizan una contribución cultural, que defienden un paisaje, a unos productores y a unos vecinos tengan el reconocimiento que merecen”.

En este vídeo, el responsable de congresos como Madrid Fusión o San Sebastián Gastronómica nos cuenta cómo ha vivido su paso por Gasma.