Cáceres atrae los focos de la gastronomía

La ciudad extremeña de Cáceres será finalmente capital española de la gastronomía el próximo 2015, un galardón impulsado hace ahora dos años por la Federación Española de Hostelería (FEHR) y la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET). La decisión que se anunció el pasado viernes 17 supone un revés para la candidatura de Valencia, que optaba al premio junto a Lugo, Huesca y la ciudad ganadora. Cáceres sucede a Vitoria, localidad a la que aún le restan dos meses de mandato y que ha sabido aprovechar el tirón mediático con un completo programa de actos y logrando la adhesión de chefs estrella.

Es justamente en el impulso del turismo gastronómico donde radica la importancia del premio. En este sentido, la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado afirmaba que cada vez son más las personas atraídas por el turismo gastronómico por lo que el título supondrá “una promoción muy importante tanto para la ciudad como para la provincia y región”. De hecho, la actividad de la capitalidad gastronómica de Cáceres se extenderá a toda la región con el objetivo de que los visitantes puedan acercarse a las distintas comarcas y conocer el origen de los productos, descubrir toda la cultura relacionada con la gastronomía: los paisajes, los métodos de cultivo o la cría de ganado, los artesanos y las industrias productoras.

Valencia, ¿2016?

Esta posibilidad de promocionar aún más el turismo gastronómico tendrá que esperar al menos un año más para Valencia, una de las ciudades candidatas. La capital del Turia ya optó a la capitalidad gastronómica el año pasado y ahora volvía a competir con ilusiones renovadas. La candidatura estaba encabezada por el Ayuntamiento y por la Federación Empresarial de Hostelería Valenciana y contaba con el respaldo de instituciones como la Generalitat Valenciana o la Academia de Gastronomía y buena parte del sector, como se vio en la presentación del Mercado Central el pasado 24 de septiembre.

La gastronomía es un sector en auge para una ciudad como Valencia. Así lo demuestran los datos sobre turismo gastronómico que se han ido conociendo a lo largo del año. Asimismo, la región cuneta con chefs de renombre capaces de atraer por si solos a visitantes desde diferentes puntos del país e incluso de Europa (Quique Dacosta, Kiko Moya o Ricard Camarena son sólo algunos ejemplos) y cuyo trabajo ha contribuido a configurar la idea de una gastronomía valenciana. Una gastronomía basada en los productos de temporada y sustentada en su propia ‘despensa’, con un plato icónico cada vez más internacional. Todos estos elementos deberían ser suficientes para volver a optar con garantías a la capitalidad gastronómica española en 2016. De momento, la alcaldesa Rita Barberá ya anunciado que Valencia lo volverá a intentar.