Precios restaurante: cómo establecerlos

¿Cómo establecer los precios adecuados para tu restaurante?

¿Cómo se fijan los precios de un restaurante? Si vas a realizar estudios universitarios de cocina o másters y postgrados para graduados en cocina, eres dueño de un establecimiento gastronómico o tienes pensado abrirlo, entonces esta será una de las preguntas más importantes a las que tendrás que enfrentarte. Entran en juego una gran cantidad de factores que condicionan el resultado, los cuales repasaremos a continuación.

Pequeña guía para determinar el rango de precios en tu restaurante

Los aspectos a considerar son múltiples, pero estos son los tres principales que te ayudarán a determinar el valor final de tus platos correctamente.

Conoce tus gastos

¿Cuánto cuesta hacer un plato? No solo cuentan los ingredientes, sino también el consumo de luz, el tiempo de trabajo de tus empleados… ¿A cuánto asciende la cifra final? Muchos restaurantes solicitan consultorías para conocer este dato. Una ayuda muy práctica para ver qué opciones son las más rentables.

Además, habrá variables que harán oscilar el coste periódicamente, como por ejemplo, la materia prima. Mientras que los ingredientes de temporada serán más económicos, algunos suben en determinados momentos de escasez, como el pescado o el marisco. Por lo tanto, trata de hacer una estimación del valor medio de cada uno de los platos que vayas a servir.

Calcula, aproximadamente, que el coste ideal de cada plato oscila entre el 25% y el 30% del precio final que se les fija.

Conoce qué precios manejan los negocios cercanos

Hay que saber en qué barrio o lugar está situado tu establecimiento: una zona residencial, de moda… Conoce bien el sitio y qué clase de gente frecuenta. Si no partes de una situación de fama y reconocimiento, tus primeros clientes serán tus vecinos.

Investiga sobre los precios de establecimientos similares al tuyo

Otra forma de calcularlo es siguiendo una estrategia de competencia con los otros restaurantes de tu entorno. Tienes varias opciones:

  • Igualar su oferta. Si, por ejemplo, tenéis el mismo estilo o concepto gastronómico, esto te ahorrará tiempo y conseguirás satisfacer al público.
  • Rebajar los precios. Esto funciona muy bien cuando los establecimientos de tu alrededor venden una experiencia más formal que la que ofreces tú. Si tu estilo es más informal, refléjalo.
  • Aumentar el coste. Si apuestas por la exclusividad o tienes la capacidad de ofrecer algo radicalmente diferente, incrementar los precios es buena opción. 
Emplatado de un snack en un restaurante

¿Qué valor añadido aporta tu servicio?

Un punto clave pasa por cuantificar aquello que te diferencia o te aleja de la competencia, la seña que te distingue. ¿Cómo puedes crear algo que se perciba como exclusivo o con un mayor valor?

  • Personalización. La adaptación de tus servicios y productos a las necesidades específicas de los diferentes clientes. Menús infantiles, comida sin gluten, alternativas vegetarianas… Todo ello añadirá valor a tu establecimiento.
  • Limpieza, orden y diseño. La comida entra por los ojos, pero también la ambientación del local. Si quieres un sitio que pueda atraer clientela, trabaja una estética funcional e interesante para el público.
  • La capacidad de diseñar una temática. Desde un enfoque gastronómico (cocina fusión, mediterránea, un local especializado en pescados…) hasta una experiencia culinaria diferente. Este tipo de enfoques se valoran positivamente y podrás monetizarlos.
  • El servicio y la atención. Un buen equipo, coordinado y funcional, le dará más caché a tu local y hará que la experiencia de comer en él sea mucho mejor. Si inviertes en un buen equipo, lo recuperarás con el coste final de la carta.

En definitiva, fijar los precios de tu restaurante será uno de los primeros pasos para sacar adelante tu negocio. Todo dependerá de factores como la ubicación del local y la competencia que te rodea, así como cuantificar el valor real de tus platos. Estudiar cocina profesional en Gasma, te ayudará a considerar estos y otros aspectos poniéndolos en práctica por ejemplo en el máster en gastronomía o el máster en pastelería y repostería ¡Contáctanos!