Jordi Rosell es coordinador del área de management culinario en el Grado en Gastronomía de Gasma – Universidad CEU Cardenal Herrera. Mientras España inicia ya la desescalada, nos explica en este artículo cómo los restaurantes pueden seguir generando ingresos durante la alerta sanitaria y preparándose para un regreso exitoso.

El Coronavirus finalmente ha hecho imposible continuar con la vida cotidiana de miles de restaurantes y otros negocios gastronómicos en España y en el mundo. Son muy pocos los restaurantes y negocios de comida que aún continúan trabajando, y los que lo hacen, desarrollan una actividad de forma parcial (entregas a domicilio o recogida en local).

Durante estos últimos años, algunos restaurantes habían apostado por acercar su gastronomía a domicilio, dando una respuesta a una nueva necesidad de muchos consumidores. Otros, que ni se lo habían planteado, se han visto ahora impulsados a iniciar esta línea de negocio empujados por las normas marcadas por el estado de alarma y la necesidad de intentar seguir facturando, aunque de forma limitada. Incluso hay negocios de comidas para llevar que han apostado por servir sus platos a domicilio, cuando inicialmente, eran negocios creados para “ir a recoger” en el propio local.

Nos hallamos ante los primeros cambios el Covid-19 nos ha obligado a adoptar. En esta tesitura, la mejor forma de mantenerte conectado con tus clientes durante la contingencia es por los medios digitales, ya sea a través de Internet o de tu Smartphone. La mayoría de los restaurantes ya estaban activos en Facebook, Instagram, Whatsapp y en la web, donde publicaban sus servicios, menús y horarios. Ahora, estos medios pueden ser de gran ayuda para seguir generando ingresos durante la contingencia del coronavirus y para preparar tu regreso sin perder contacto con tus clientes.

Aumenta tu presencia en línea

Tiempos extraordinarios requieren de ideas extraordinarias. Este es el lema que muchos restaurantes aplican, de manera creativa, promocionando entregas a domicilio e incluso compartiendo recetas en video de sus platos estrella. Esto mantiene a su público cautivo y atento a sus anuncios de promociones y de reapertura. Un ejemplo es Ricard Camarena, que durante estos días de confinamiento sube videos en sus redes para explicar recetas sencillas para los más pequeños de la casa. David Muñoz, por su parte, comparte en Facebook e Instagram recetas que elabora desde los fogones de su casa.

¿Por qué no preguntarles qué les gustaría comer?

No hay una forma más barata y fácil de interactuar con tu fuente potencial de ingresos. Trata de ser creativo: elabora y anuncia un menú especial de cuarentena con ofertas especiales para esas tardes solitarias frente a la TV. Al fin de cuentas, tus clientes tienen que alimentarse y pueden solicitar tus servicios.

Las ideas aquí no tienen límites: puedes hacer un recorrido por el restaurante y presentar el menú con una transmisión en vivo, mostrando las instalaciones y todas las medidas de higiene para demostrar que la comida es segura para pedir, o con una publicación ofreciendo un % de descuento en el valor del pedido y entrega gratis. Estudia la posibilidad de ampliar tu propia oferta gastronómica con la entrega a domicilio de otros elementos que dispongas en stock: bebidas (refrescos, agua, vinos …), pan y bollería, fruta, verdura, carne y pescado porcionado y envasado al vacío, o ¿porque no? productos de limpieza. Al fin y al cabo, es un stock del que dispones y que puedes ayudar, con esta simple acción, a rotar de forma más eficiente y sacarle, además, un pequeño beneficio.

Ten en cuenta que muchos supermercados han dejado de ofrecer el servicio de entrega a domicilio y otros lo hacen con tiempos de entrega muy extensos. Recuerda que algunos supermercados ya habían iniciado una competencia directa con ciertos negocios gastronómicos al incluir en sus lineales comida preparada. Ahora, tu también puedes competir con ellos ampliando tu servicio gastronómico a un servicio de mini supermercado a domicilio.

¡Entregas seguras, sin contacto!

Recuerda: el distanciamiento social también se aplica a los servicios de entrega. Por lo tanto, algunas plataformas en línea ahora ofrecen entregas sin contacto.

En este caso, el proveedor de servicios acepta el pedido en línea, procesa el pago a través de una APP digital y luego entrega la comida en la puerta. Un solo toque en el timbre de la puerta y una notificación automática en el teléfono informa al cliente que la comida está afuera, ¡sin contacto! La única desventaja es que el personal del servicio de entrega pierde sus propinas.

Un servicio de entrega en china va un paso más allá: la compañía mide las temperaturas del chef y del personal de reparto e incluye esta información con la entrega. Además de una mayor seguridad, esto también significa que los clientes pueden confiar en que la comida no ha entrado en contacto con ninguna persona infectada.

No olvides aprovechar en todas tus entregas para dejar en los buzones toda la información que desees.

¡Prepara tu regreso triunfal!

Aunque son tiempos difíciles, no pierdas el animo ni el entusiasmo. No dejes de estar en contacto con tus clientes y notificándoles paso a paso lo que estas haciendo para volver a estar con ellos. Es cierto que esto no genera ningún ingreso directo, pero aumenta su alcance y conciencia de lo que estamos viviendo todos juntos, lo que sin duda tendrá un impacto positivo en el futuro.

Lo único que queda por decir es: El 2020 nos esta enseñando, entre otras cosas, que tenemos la tecnología necesaria para estar en contacto directo con nuestros clientes, el ser creativo en esta comunicación ahora puede salvaguardar la existencia de tu restaurante.

Son momentos de cambios y de oportunidades. Esto va a pasar, pero debemos estar preparados para continuar con nuestro sueño. Aprovecha también este tiempo para seguir formándote, preparándote para ese regreso. Es hora de reorganizarnos, de escandallar nuevos platos, de prever qué cambios vamos a tener que afrontar tras esta crisis sanitaria desde el punto de vista higiénico. No dejes de leer y de ampliar tu conocimiento. Si te anticipas y mejoras tu formación, también saldrás reforzado.