La vida empieza cuando te alejas de lo conocido. No hay fecha más recordada que el primer día de colegio en un colegio nuevo. Tan relevante es la primera vez que debemos llenarla de sonrisas… y de nervios. Tanta espera y recorrido, tanto hecho (creemos), tanto infinitamente inabarcable por hacer. Es el primer día del resto de nuestras vidas. Ese momento interminable en el que iniciar una aventura hará de nuestros seres mujeres y hombres de provecho, de futuro. Pero sobre todo, nos hará mejores como personas y, a su vez, como profesionales.

Se abre ante nosotros el inagotable libro del conocimiento. Y del apego. Los inseparables quedarán, y la familia siempre estará, pero la amistad es otra fuente imbebible en su integridad. Desde hoy, a traguitos, disfrutando cada sorbo, no nos vayamos a atragantar. Las personas son más importantes que los emplazamientos. Al fin y al cabo venimos todos del mismo sitio repartidos por distintos lugares. Son muchas las almas que se juntan en nuestro Campus de Villa Dolores; semejantes que deciden iniciar este camino juntos por el azar, o quizás no tanto por ello. Puede ser que un ideal que nos hechiza a muchos está en visos de cumplirse. Se nos presenta la oportunidad de desarrollarnos en el oficio más bonito de cuantos existan. La gastronomía invade nuestros corazones con una intensidad insoportable. Y soñamos despiertos en Gasma con un deseo ardiente de que los mismos se cumplan. Pero claro, la recompensa será mayor cuanto más grande sea el esfuerzo depositado en conseguirla. Desaprovechad todo el tiempo del que dispongáis para conocer y conoceros, para aprender y enseñar, para recibir y para dar, para compartir y disfrutar, para servir y cocinar. Es obligatorio comer y beber, ensayar, probar, catar, acertar y equivocar. Es imprescindible estudiar y pensar, creer y respetar, escuchar y razonar.

entrada_2

Os adentráis en un mundo que se remonta al principio, desde que el Hombre se hizo Hombre; incluso antes. En vuestras mentes y con vuestras manos, con la sapiencia de la información y la experiencia, el anhelo de la evolución, la integración y creación, la culinaria posa esperando que lo próximo siga superando a lo anterior.

Es tu ilusión. Es nuestro cometido.

Bienvenidos a casa. Bienvenidos a GASMA.

Pablo Márquez

Asesor de Gasma