Hacia un futuro global en gastronomía

La gastronomía es hoy en día un fenómeno global como pocos. Lo vemos en el número creciente de turistas que tienen en cuenta la cocina a la hora de elegir destino. Sin ir más lejos, un estudio reciente sitúa en 6 millones el número de turistas que llega a España atraídos por el vino y la gastronomía. También lo vemos en el día a día de los grandes chefs, quienes no limitan su actividad sólo al interior de sus restaurantes sino que, cada vez más, viajan por todo el mundo para difundir sus conocimientoso para poner a prueba su propuesta gastronómica en otras latitudes. Encontramos múltiples ejemplos, como el presidente del Consejo Asesor de Gasma, Quique Dacosta, que entre enero y abril de este 2016 ha trasladado su restaurante a Dubai, o como los hermanos Roca, y sus conocidas giras en las que participa todo el personal del Celler de Can Roca.

Alejados de los grandes focos, muchos cocineros anónimos abandonan España para buscar fortuna fuera de nuestras fronteras. Incluso en el terreno culinario, vemos como los chefs apuestan por una cocina en la que las fronteras se difuminan y los sabores se entremezclan.

En este contexto, parece obvio que el futuro profesional de la gastronomía que quiera desarrollar su carrera con garantías de éxito, deberá disponer de todas las herramientas que le permitan ser competitivo en un entorno global. Una de ellas es el conocimiento de idiomas. En la Universidad CEU Cardenal Herrera son muy conscientes de la importancia del inglés en el mundo actual y por ello constituye una de las bases del Grado Oficial de Gastronomía. Durante los cuatro años de la titulación y ya desde el primer curso, los alumnos aprenderán a desenvolverse con soltura en inglés e incluso podrán realizar prácticas en el extranjero. Hoy en día saber inglés no es una opción sino una obligación para alguien que apueste por su futuro en la gastronomía ¿Por qué?

1) El inglés es clave en el desarrollo de la carrera profesional y abre la puerta a eventos formativos y profesionales que se realizan fuera de nuestras fronteras, tanto durante la formación de Grado y Posgrado como durante el ejercicio de la profesión.

2) El conocimiento de una lengua extranjera mayoritaria abre una línea de comunicación internacional con clientes pero también con proveedores y colaboradores… En definitiva, ayuda a comunicar y mejora las posibilidades laborales.

3) Facilita el acceso a gran parte del conocimiento gastronómico. Un gran número de las publicaciones y novedades del sector, tanto impresas como en formato digital, se realizan y se leen en inglés. Por tanto, los idiomas son clave en la constante actualización de conocimientos, algo fundamental para seguir creciendo.

4) Saber idiomas permite conocer otras culturas gastronómicas y culinarias que se pueden incorporar a un negocio gastronómico. No hablamos sólo del aspecto culinario sino también de modelos de negocio y de tendencias gastronómicas que están triunfando en otros países.

5) El inglés amplía el horizonte laboral. El prestigio de la gastronomía española fuera de nuestras fronteras ha llevado a muchos chefs a probar suerte y a emprender en el extranjero. El inglés es básico para dar el salto.