Jhon Mendoza cursó la primera edición del Máster en Gastronomía y Management Culinario de Gasma. 2 años después, trabaja como jefe de cocina en Taller Arzuaga, el ambicioso proyecto dirigido por la ex diseñadora de moda, Amaya Arzuaga, con el chef Víctor Gutiérrez como asesor gastronómico.

Como ex alumno del Máster en Gastronomía y Management Culinario ¿Qué te llevó a estudiar en Gasma?

En mi caso fueron las ganas de aprender más y de seguir, como tantos cocineros, el sueño de poder ser el mejor a través del aprendizaje y del esfuerzo de cada día. Además, quería demostrar a muchas personas, especialmente a mi familia, que todo es posible. Por supuesto, las instalaciones también fueron determinantes, ya que son el paraíso gastronómico que todo chef sueña. Por último, pero no menos importante, la plantilla de profesores. No es fácil tener a tantos chefs con estrella Michelin como enseñantes ¡Al principio no me lo creía!

¿Qué es lo que más valoras de tu experiencia en Gasma?

Lo que más valoro de mi experiencia en Gasma es cómo en tan poco tiempo puedes enriquecer tu cabeza con tanto conocimiento. Muchas veces piensas que ya lo sabes todo, pero en Gasma he aprendido un montón, no solo de cocina, sino de la vida, de las aventuras y experiencias que ha vivido cada chef y de su filosofía gastronómica. También valoro mucho que sea una escuela abierta a todo el mundo, lo que me ha permitido conocer a compañeros de distintos países. Eso te enseña aún más. Por último, la profesionalidad de toda la plantilla de Gasma y el hecho de que te hagan sentir como en casa aunque vengas de muy lejos.

Visto en perspectiva y con el paso del tiempo ¿Cómo crees que te ha ayudado cursar el Máster en tu carrera profesional?

El máster me ha ayudado, sobre todo, a seguir mejorando mi nivel de cocina. Vine con la intención de estudiar y de regresar a Italia a ejercer lo aprendido, pero no fue así, ya que se me dio una oportunidad de oro y no la dejé escapar. Además, me ha ayudado en mi forma de entender la gastronomía, a valorar más el trabajo del chef y, sobre todo, a amar aún más esta hermosa profesión.

¿Has podido aplicar los conocimientos aprendidos en Gasma en tu día a día?

¡Por supuesto que sí! Absolutamente sí. Todavía lo sigo haciendo y sigo enriqueciéndome de todos los conocimientos que adquirí en el Máster en Gastronomía y Management Culinario. Nunca hay que dejar de crecer.

Hoy en día trabajas en Taller Arzuaga ¿Cómo llegaste hasta allí?

Hoy en día soy el jefe de cocina del Taller Arzuaga, una ambiciosa propuesta dirigida por Amaya Arzuaga con Víctor Gutiérrez como asesor gastronómico. Precisamente fue en el restaurante que Víctor Gutiérrez tiene en Salamanca (1 estrella Michelin) donde realicé las prácticas del Máster. Durante una temporada seguí trabajando con él, hasta que tuvo la confianza necesaria para proponerme formar parte del equipo de Taller Arzuaga como jefe de cocina. Se trata de un proyecto muy ambicioso en el que interpretamos la cocina de vanguardia.

Como peruano, ¿qué se siente al trabajar codo con codo con uno de los chefs que más ha hecho por la cocina peruana en España?

Como peruano es un honor trabajar y colaborar con el chef Víctor Gutiérrez, así como compartir momentos profesionales y de amistad. Víctor me ha enseñado mucho y me encanta el hecho de que nunca pierda esa esencia peruana en cada una de sus ideas y elaboraciones.

¿Qué les dirías a los futuros alumnos del Máster en Gastronomía?

Les diría a los futuros alumnos de Gasma que no dejen escapar una oportunidad como esta. Los chefs que han participado en el máster siempre nos comentaban que en sus tiempos era necesario pasar por muchos restaurantes para poder aprender lo que te enseña este programa. Además, les diría que con esfuerzo, determinación, coraje, ganas de aprender y amor por la profesión se pueden lograr muchas cosas ¡Nada es imposible!