Jorge Lengua, alumni de GASMA: la ilusión de perseguir un sueño

Jorge Lengua es una cara familiar en GASMA. La última vez que charlamos con él era un estudiante entusiasta y con ganas de superarse. Han pasado algunos años y hoy hablamos ya con un profesional que reúne experiencia en restaurantes de primer nivel y participa en proyectos gastronómicos. Sin embargo, sí hay algo en él que permanece inalterable: su interés por hacer bien las cosas y sus ganas de seguir creciendo.

¿Qué recuerdas de tu experiencia en el restaurante Aponiente, de Ángel León?

La experiencia fue espectacular, me cambió la vida. Este tipo de restaurantes tienen una exigencia muy alta e implican un nivel de trabajo y constancia altísimo. Estuve trabajando codo con codo con David Chamorro en el Departamento de Investigación y Desarrollo. Nunca antes había vivido la innovación en el mundo de la gastronomía desde el punto de vista desde el que se vive en Aponiente.

Descubrí muchas cosas a cerca del mar y del compromiso con la sociedad. La sostenibilidad y la responsabilidad social son uno de los puntos fuertes de esta empresa y trabajar allí fue, sin duda, una experiencia increíble.

“No cambiaría por nada mi experiencia en GASMA. En muchos sentidos, ha llenado mi vida”

Has trabajado también en el restaurante de Ricard Camarena, ¿cómo era tu día a día allí?

Sí, he estado unos meses trabajando como jefe de partida con Ricard Camarena y lo recuerdo también como una experiencia increíble. Desde mis inicios en Gastronomía, Ricard Camarena ha sido uno de mis cocineros favoritos. Supe que quería trabajar con él en cuanto lo conocí en Gasma. He aprendido y me ha transmitido mucho.

Mi día a día allí era básicamente pura cocina. Arrancábamos temprano por las mañanas recepcionando la materia prima y la manipulábamos hasta convertirla en los platos que servíamos a los clientes. Fueron días largo e intensos, pero muy bonitos.

¿Qué planes de futuro tienes ahora entre manos?

Ahora mismo soy jefe de cocina en el restaurante Voramar de Benicàssim. En esta maravillosa empresa tienen en mente el proyecto de reestructurar su oferta gastronómica y han contado conmigo. Estoy muy agradecido por la confianza que han depositado en mí. Durante los próximos meses voy a dar lo mejor de mí para lograr los objetivos fijados.

Por otra parte, estoy trabajando también en un proyecto más personal. Todavía es pronto para contaros más. Es un sueño que persigo desde hace tiempo: abrir un restaurante propio. Si todo sale bien, es posible que se convierta en una realidad dentro de unos meses.

 “Tenemos delante la oportunidad de hacer que ésta sea una comunidad lo más justa posible”

Ya cuentas con experiencia en el sector, ¿cuáles crees que son los principales retos actuales de la Gastronomía?

Creo que los retos actuales se concentran quizá en el compromiso y en la responsabilidad social a todos los niveles: con los proveedores, con el entorno, con los trabajadores… Tenemos delante la oportunidad de hacer que ésta sea una comunidad lo más justa posible.

¿Qué recuerdas de tu época de estudiante en GASMA?

¡Tengo muchísimos recuerdos! Por una parte, los típicos de la época de estudiante: la rutina, el estudio, las ganas de terminar… Pero, sobre todo, los días que pasaba con gente increíble; tanto con los compañeros de clase como con los profesores. Añoro esos días y no cambiaría por nada haber vivido la experiencia en GASMA. En muchos sentidos, ha llenado mi vida.

¡Gracias por tu testimonio, Jorge! Y como dice la canción: “Vuela amigo, vuela alto”. Te deseamos la mejor de las suertes.