Natural de Artana (Castellón), Jorge Lengua es uno de los alumnos veteranos en el Grado en Gastronomía y Management Culinario de Gasma. Hablamos con él antes de iniciar su último curso para que nos cuente qué le llevó a estudiar en Gasma y cómo ha crecido personal y profesionalmente en este tiempo.

Descríbete en 5 líneas (procedencia, aficiones…)

Soy natural de Artana, un pequeño pueblo de Castellón. Comencé la universidad estudiando Administración y Dirección de Empresas, pero pronto decidí dejar la carrera por mi gran pasión: la gastronomía. Antes pasé un tiempo como recolector de naranjas, hasta que finalmente pude acceder a Gasma. En este tiempo y con mucha ilusión he podido ir completando mi formación, así como iniciar mi trayectoria profesional. Además, soy muy aficionado al deporte, especialmente al fútbol. En definitiva, puedo decir que mi gran pasión es también mi profesión ¡Qué suerte!

¿Cuándo supiste que querías dedicarte a la gastronomía?

De joven empecé a encargarme de cocinar para mis amigos durante las fiestas. Fue entonces cuando supe que quería dedicarme profesionalmente al mundo de la gastronomía.

¿Tienes alguna manía como cocinero?

¡Sin duda! Odio la suciedad, pero sobre todo, odio que no se hagan las cosas con pasión.

¿Qué ingredientes has descubierto en Gasma y no te puedes quitar de la cabeza?

¡La caballa! Un pescado económico pero con muchas posibilidades.

Si tuvieras que destacar un plato de algún compañero ¿Cuál sería?

Un risotto con guisantes que presentaron mis compañeros como parte del proyecto final de la asignatura Innovación y Creación Gastronómica en segundo del Grado en Gastronomía.

¿Vanguardia o tradición?

Creo que hoy en día no puede darse la una sin la otra, así que ambas 

¿A qué sabe tu infancia?

¡A campo!

¿Qué experiencia gastronómica no olvidarás en tu vida?

En nuestro primer año como alumnos del Grado en Gastronomía pudimos disfrutar de una masterclass con Ricard Camarena. Además de todo lo que aprendí me dio mucho ánimo que reconociera mis conocimientos.

¿Cómo sería para ti el restaurante perfecto?

Sería un restaurante pequeño, con unas vistas preciosas y con todos los servicios e instalaciones que pueda necesitar. Un restaurante donde ofrecer la cocina que me hace feliz, utilizando siempre producto fresco y de proximidad. Y, sobre todo, en el que pueda cocinar con las personas con las que más a gusto me siento.

¿En qué piensas cuando no piensas en cocina?

¡En cómo es posible no pensar en cocina!

¿Qué es lo mejor de estudiar en Gasma?

Sin duda la formación que recibes. Por suerte he adquirido unos conocimientos imprescindibles que me acompañarán siempre.