La creación de un negocio de restauración, claves a tener en cuenta

Pocos sectores han cambiado tanto a lo largo de los últimos años en nuestro país como el gastronómico. De un panorama dominado por restaurantes de tipo familiar con modelos de gestión convencionales se ha pasado a un entorno cada vez más competitivo. Los restaurantes son, más que nunca, auténticas empresas de restauración con herramientas de gestión cada vez más variadas. En consecuencia, el éxito o fracaso dependerá de diversos factores que se deberán tener en cuenta a la hora de emprender un negocio de restauración.

  • Conceptualización de la oferta. Como en otros sectores, la especialización hace años que ha llegado a la gastronomía: barras gastronómicas, formatos pop-up, comedores urbanos, alta cocina a precios moderados… El cliente de hoy en día exige que un restaurante tenga personalidad y que ésta se aplique a todos los ámbitos: configuración de la carta, diseño del local, presencia en redes sociales… El empresario gastronómico de hoy en día no sólo deberá estar al tanto de las principales tendencias sino que gran parte del éxito dependerá de que sea capaz de anticiparse a ellas, apostando por nuevos modelos de negocio que perduren en el tiempo.
  • Estructura de costes. Llevar a cabo una elevada inversión inicial no es garantía de éxito. El empresario debe tener claro cuál es su techo y actuar en consecuencia. Por ejemplo, la consultora Linkers ha publicado recientemente una guía sobre cómo trasladar a la gastronomía la metodología de emprendimiento que ha despuntado en el sector tecnológico a lo largo de los últimos años. La apuesta por una start up de tipo gastronómico puede ser una buena opción para ir creciendo a medida que evolucione el negocio. De hecho, son muchos los restaurantes que han alcanzado el éxito combinando la personalidad en el formato con una estructura de costes moderada.
  • La experiencia del cliente. La exigencia del consumidor ha aumentado a lo largo de los últimos años. Tal y como explican expertos en marketing gastronómico como Erika Silva ya no basta sólo con la calidad del producto que se sirve. Los nuevos consumidores buscan una experiencia global, exigen información y transparencia, esperan un trato profesional y cercano. En consecuencia, el empresario gastronómico deberá entender al cliente actual, conocer cuáles son sus pautas de comportamiento, qué factores influyen en la toma de decisiones. Diseñar una experiencia del cliente conforme a sus expectativas será clave para lograr la fidelización.
  • El restaurante tecnológico. Las nuevas tecnologías han cambiado por completo el día a día de un restaurante. Estos cambios afectan tanto a su funcionamiento, con nuevos softwares y tecnologías que permiten automatizar los procesos, como a la forma en la que los restaurantes se comunican con sus clientes. En efecto, Internet se ha convertido en la principal fuente de información e incluso de reservas, además de ofrecer la posibilidad de opinar y puntuar un restaurante. En este contexto, la presencia online de un establecimiento de restauración es prácticamente irrenunciable.

Los puntos arriba mencionados son sólo algunos de los pilares de un sistema complejo. Con el objetivo de ofrecer a los empresarios del sector una visión global del negocio gastronómico y aquellas herramientas de gestión que les permitan anticiparse y adaptarse con éxito a un entorno cada vez más competitivo, Gasma lanza a partir de enero de 2016 la primera edición del Máster Creación y Dirección de Empresas de Restauración. El programa va dirigido a empresarios de negocios de hostelería, emprendedores con ganas de crear un negocio gastronómico, directivos y profesionales de empresas de restauración o del sector foodservice. Puedes consultar tanto los contenidos del Máter como el equipo docente.