A estas alturas de año no parece descabellado decir que los food trucks constituyen una de las principales tendencias gastronómicas de 2015 en España, por su generalización e impacto en los medios de comunicación. Si hace un año en este mismo blog hablábamos de las primeras experiencias y de las dificultades que encontraban los emprendedores en nuestro país, ahora podemos hablar ya de una auténtica revolución que dispone, desde esta misma semana, incluso de su propio espacio televisivo.

En efecto, aquel fenómeno que llegó a España procedente de la cultura americana y que hace apenas un año se circunscribía a experiencias casi minoritarias en las grandes ciudades (sobre todo en Madrid y Barcelona) se ha vuelto global. Cada semana se celebran ferias de gastronomía callejera en diferentes puntos del país e incluso ciudades en principio reacias como Valencia parecen haber sucumbido definitivamente al encanto de esta gastronomía con un toque canalla y vintage. Sin ir más lejos, en el entorno más próximo de Gasma encontramos experiencias recientes (en Vila-real) y muy próximas, este mismo fin de semana en Benicàssim.

Después de un tiempo trabajando casi en la sombra hoy podemos hablar de un movimiento organizado que sigue reivindicando una comida sabrosa y más saludable sobre ruedas. Encontramos portales como Food truck Ya, un directorio y buscador online de food trucks en España o The Food Trucks Club, que además de fabricar vehículos adaptados a las necesidades y a la legislación vigente ofrecen asesoramiento legal para todos aquellos que se decidan a dar el paso. Incluso encontramos iniciativas como Street Food Madrid, que han elaborado su propio manifiesto y entre cuyos objetivos fundamentales se encuentra “promover un cambio legislativo para un street food real”.

Los food trucks han seducido a una sociedad que disfruta como pocas del ocio al aire libre y ha atraído la atención de los medios generalistas. Artículos recientes como este publicado en El País aconsejan cómo montar una gastro caravana. Este boom parece haber alertado a los hosteleros, quienes exigen el cumplimiento de la normativa vigente.

Mientras el debate sobre la normativa permanece instalado en la opinión pública, lo cierto es que los food trucks se han convertido en una opción de negocio más que ha atraído a cocineros de renombre. Koldo Royo fue pionero en nuestro país y pero también encontramos otros grandes nombres de la gastronomía como José Andrés, Estanis Carenzo, Luis Arévalo, Ricardo Sanz, Paco Pérez o Javier Andrés y el Grupo La Sucursal en la Comunidad Valenciana que, de alguna u otra forma, han apostado también por un formato que combina también la gastronomía con el management. En un contexto en el que las tendencias cambian cada vez con mayor rapidez, ser capaces de distinguir y prever las tendencias del futuro para fomentar la empleabilidad es uno de los objetivos de Gasma.