Milton Alexander Jaramillo llegó a España procedente de Ecuador para comenzar sus estudios en el Grado en Gastronomía de Gasma. Hablamos con él para conocerle un poco más y para que nos cuente su experiencia en el Campus de Gastronomía y Management del Mediterráneo.

Descríbete en 5 líneas 

Provengo de una familia que se dedicaba a la agricultura. Por falta de oportunidades, mis padres se trasladaron a Lago Agrio (Ecuador) en los inicios de la época petrolera. En cuanto a mi personalidad, me considero una persona muy activa. No me gusta estar quieto y me encanta trabajar. Por eso emprendí el reto de estudiar en Gasma.

¿Cuándo supiste que querías dedicarte a la gastronomía?

Desde pequeño siempre me ha gustado estar en la cocina ayudando a mi madre. Por la cultura propia de mi país, mi padre no estaba muy de acuerdo y por eso, en bachillerato, comencé a estudiar mecánica. Me gradué en el área de Técnico mecánico industrial. En la universidad quise seguir por el mismo camino, pero ya no lo soporté. Mientras tanto, en todas las reuniones familiares o entre amigos, me ofrecía siempre voluntario a la hora de cocinar. Me gustaba y me sentía muy cómodo en la cocina. Finalmente decidí seguir mi sueño y comencé mi carrera en el mundo de la gastronomía. Al principio fue duro, ya que no es lo mismo cocinar en casa que dedicarte profesionalmente, pero por suerte he podido seguir estudiando y trabajando de lo que me gusta.

¿Tienes alguna manía como cocinero?

Me encanta probarlo todo mientras se cocina, aunque no lo esté preparando yo…

¿Qué ingredientes has descubierto en Gasma y no te puedes quitar de la cabeza?

¡El arroz! En mi país también es un ingrediente básico, pero aquí es totalmente diferente, tanto la cocción como los tipos y variedades de arroz.

¿Vanguardia o tradición?

Vanguardia, es un campo que me interesa especialmente y que en Gasma puedo desarrollar.

¿A qué sabe tu infancia?

La recuerdo como agridulce al principio, pero por suerte, al final, ¡con un sabor muy rico!

¿Qué experiencia gastronómica no olvidarás en tu vida?

Mi mejor experiencia ha sido más como cocinero que como comensal. Me quedo con la sensación que se tiene al ver a un cliente agradecido porque le gusta tu comida. 

¿Cómo sería para ti el restaurante perfecto?

Me gustan los restaurantes cálidos y familiares. Para mí también es muy importante que haya confianza, entre el equipo pero también con los clientes. Y por supuesto, sería un restaurante con un servicio y producto de primera.

¿En qué piensas cuando no piensas en cocina?

La verdad es que es difícil, ya que aunque no quiera siempre acabo pensando en cocina o hablando de ella.

¿Qué es lo mejor de estudiar en Gasma?

¡Me quedo con toda la experiencia! Aquí tenemos muchas oportunidades de conocer nuevas técnicas y de aprender cosas nuevas cada día.