Begoña Rodrigo (Valencia, 1975) estudió ingeniería industrial y pensaba que lo suyo era el diseño hasta que, cuando tenía 20 años, unas vacaciones en Ámsterdam se transformaron en una inmersión total en el mundo de la cocina. Entró a trabajar en el restaurante del hotel Marriott y salió de allí, ocho años después, como jefa de cocina. Se define como: “Cocinera por vocación y por destino final donde llevar mis ganas de crear, aprender y hacer que pasen cosas”.

Rodrigo ha desarrollado una sólida carrera profesional en la última década, apostando por la investigación de productos y por el apoyo incondicional a productores locales de su comunidad.

En 2005 abrío su restaurante La Salita, en Valencia que tras 14 años de dedicada labor, ha conseguido su primera estrella Michelin.