Con doce años inició su formación pastelera en París, junto a Jean Millet, uno de los mejores pasteleros del momento.

Tras 10 años en Francia volvió a su tierra y trabajó en distintas pastelerías de la provincia de Alicante, hasta que en 1978 abrió su propia pastelería en Elda (Alicante).

En 1990 se proclamó el Mejor repostero del año en Europa. Sus creaciones, con una imagen innovadora y estética elegante buscan el equilibrio no sólo en sabor sino también en las texturas de los diferentes elementos que intervienen.

Torreblanca, uno de los grandes maestros de la pastelería mundial de las últimas tres décadas y una figura de una gran proyección  dirige actualmente la escuela International School of Pastry Arts en Petrel.