Si hay un nombre en España ligado al sushi y a la cocina japonesa, ese es el de Ricardo Sanz, un hombre que se inició en la restauración con una hamburguesería y un bar de tapas y cuya vida dio un giro radical cuando conoció al chef Maso Kikuchi.

Tras cuatro años de aprendizaje con el maestro en el mítico Tokio Taro, Sanz inició su propia andadura y abrió su primer restaurante. Su nombre, Kabuki, es de sobras conocido entre los amantes de la gastronomía.

Aunque el primer restaurante Kabuki comenzó sirviendo comida japonesa clásica, muy pronto apostó por fusionar las técnicas orientales con el producto español y mediterráneo. De hecho, es el precursor de la fusión entre la gastronomía japonesa y la española.

Kabuki fue el primer restaurante español de cocina japonesa en lograr una estrella Michelin y Sanz el primer sushiman de nuestro país en participar en la prestigiosa competición Los 7 samuráis del sushi.