Ripollés: del lienzo a la alta cocina, en el Máster en Gastronomía

Los alumnos del Máster en Gastronomía y Management Culinario presentan el proyecto final con un menú degustación inspirado en la obra del artista Juan Ripollés, quien ha personalizado sus chaquetillas

Cenar con Ripollés en todos los sentidos. Cenar con sus obras alrededor de la mesa y con un menú inspirado precisamente en sus pinturas, en una unión inédita de gastronomía y arte. Ésa ha sido la apuesta de los alumnos del Máster de Gastronomía y Management Culinario en su proyecto final presentado ayer: han elaborado un menú de alta cocina a partir de los colores de los cuadros de Ripollés cuya colaboración desinteresada ha ido mucho más allá porque también ha pintado las chaquetillas para los alumnos y ha traído a Gasma, el campus gastronómico de la Universidad CEU Cardenal Herrera, esas obras que han servido de hilo conductor para la original propuesta de los alumnos y “que sirve no sólo para contextualizarla sino para ir más allá, para configurarla como una experiencia gastronómica”, en palabras de Jordi, Ferrer, director académico del campus.

Los alumnos de Gasma con Juan Ripollés

“Arte con arte es una buena tortilla”
Para Ripollés, esta iniciativa le ha dado “amplitud de miras puesto que nunca me habían planteado un reto de este calibre. En el fondo, todo es arte; la cocina es arte y arte con arte es una buena tortilla”. El artista castellonense ha destacado “la armonía imaginativa de los alumnos que, a partir de los colores primarios, han hecho un ejercicio maravilloso de creatividad”.

Miguel del Valle, alumno venezolano del Máster, ha remarcado que “su iniciativa pretendía escoger un artista icónico con mucha repercusión para hacerle un homenaje” y ha añadido “que la obra de Ripollés les cautivó a todos desde un principio porque aglutina lo primordial para crear: los colores, y colores muy llamativos que nos dan mucha perspectiva”. Miguel ha puesto en relieve la colaboración de Ripollés al “cien por cien: Conversamos con él hace un mes en su Mas de Flors y ya no tuvimos dudas: es un artista que ama la buena mesa, que le gusta descubrir los sabores e igualmente nos enamoró que tuviera un huerto propio”.

Ripollés en Gasma

Tu paladar, nuestros colores
La propuesta se llama “Tu paladar, nuestros colores” y busca unir la alta cocina con la pintura de Ripollés mediante un menú degustación formado por 9 platos que interpretan 9 obras del artista. Y es una visión ‘planetaria’ porque son 9 alumnos procedentes de Perú, Italia, Costa Rica, Colombia, Panamá, Egipto, Venezuela y España. Cada alumno ha interpretado uno de esos cuadros.

Así, por ejemplo, el cuadro “Pareja” se ha transformado en un tomate relleno de una espuma de tomate con distintas texturas de vegetales y un crocante de arroz. Su autora, la alumna de Costa Rica, Priscila Rojas, destaca que esta obra “provoca muchas emociones” y que “al contemplarlo desde una perspectiva gastronómica se puede ver que hay cherrys, arándanos, bayas de enebro, limas, limones, manos, muchos vegetales y frutas en medio de una gran huerta”.

La obra Pareja de Ripollés por Priscila Rojas
Elaboración de Priscila Rojas inspirada en la obra Pareja de Ripollés

 

El cuadro “La Pajarita” llevado a un plato de alta cocina se convierte en un pichón perdido en el huerto, elaborado con productos de estación. Su autor, el alumno de Perú, Jhon Gilbert, ha visto en esta obra “la combinación del mar y la montaña, albahaca, setas y alga kombu”.

'La Pajarita' de Juan Ripollés, por Jhon Gilbert
Elaboración de Jhon Gilbert inspirado en la obra La Pajarita

 

El alumno colombiano Camilo Vargas Aguilar ha interpretado el cuadro “Metamorfosis” partiendo de su voluntad de “contar la historia del pez que veo representado a partir de su universo cromático”; así ha construido una propuesta gastronómica llamada La pata rota de la gamba, cuyos ingredientes principales son las gambas con crutomat y crocante de patata.

Metamorfósis de Ripollés por Camilo Vargas
Elaboración de Camilo Vargas a partir de la obra Metamorfosis de Juan Ripollés

 

Los alumnos han vestido las chaquetillas pintadas por Ripollés durante la cena que han servido en las instalaciones de Gasma ante un jurado formado por prestigiosos profesionales del sector que han evaluado su proyecto final. No sabemos aún la nota. Estéticamente, la batalla está ganada. En todos los sentidos.

blog7