Solete Repsol para Juanjo Gallart y Nacho Couce
Juanjo Gallart y Nacho Couce, dos alumni de Gasma con un Solete Repsol

Hace unos días la Guía Repsol dio a conocer los ‘Soletes de otoño’, una nueva distinción para premiar la excelencia en los establecimientos más informales, de cafeterías a bares, de sitios de tapas a barras de mercado. La publicación de esta guía trajo excelentes noticias a dos alumni del Grado en Gastronomía de Gasma. Y es que Juanjo Gallart (en Diecisiete Veintisiente, Bronchales) y Nacho Couce (A Fuego Lento, Vinaròs) han hecho méritos suficientes y desde Gasma queremos darles la enhorabuena por este Solete Repsol.

¿Qué es un Solete Repsol?

En su objetivo de adelantarse a los deseos de los usuarios, la Guía Repsol ha creado este 2021 una nueva insignia que pone el foco en esos locales que recomendarías a un amigo. Tal y como explican en su página web, son esos “sitios que sirven pinchos y raciones sobresalientes por algo en especial. Tabernas, cantinas y barras de mercado ya sean clásicas o innovadores a los que vas a volver”.

En la publicación de la nueva lista de ‘Soletes’ dos locales nos han llamado poderosamente la atención. Por un lado, Diecisiete Veintisiete, ubicado en la localidad turolense de Bronchales e impulsado por Juanjo Gallart, licenciado en el Grado en Gastronomía de Gasma. Y por otro lado, A Fuego Lento, que con el ex alumno de Gasma Nacho Couce al frente, pone cada día sobre la mesa lo mejor de la gastronomía Argentina. 

Hablamos con ellos para que nos cuenten más sobre sus modelos de negocio y para saber qué supone este reconocimiento a nivel personal. 

Un restaurante a 1727 metros de altitud

Cuando Juanjo Gallart aún estaba estudiando en Gasma no se lo pensó a la hora de emprender. Junto a Ángel Alcázar dio forma a Diecesiete Veintisiete, un restaurante a 1727 metros de altitud y enclavado en el interior del camping de Bronchales. Parte de su familia desciende de esta zona de Teruel, por lo que la decisión fue de lo más natural. 

Nacía así un proyecto que en solo tres años se ha ganado su sitio en una de las guías más importantes de España. ¿Su secreto? Desarrollar una propuesta tan popular como personal: “No dejamos de ser un restaurante dentro de un camping, por lo que es muy importante adaptar la oferta gastronómica a un público tan variado, desde el campista al veraneante del pueblo”. La oferta gastronómica ha ido evolucianando con el tiempo: “Poco a poco hemos ido desarrollando un concepto integral de tapeo jugando con las brasas, una especie de fast good que ha premiado la guía”. 

Juanjo no duda en mostrar su orgullo por el reconocimiento. Un premio que hace extensivo a todo el equipo y a todas las personas que a lo largo del tiempo han ayudado a dar forma a Diecisiete Veintisiete: desde Ángel Alcázar hasta compañeros de carrera como Fede Lo Bue, Pablo Bisquert o Gianni Nucci. Además, se muestra satisfecho por ayudar a poner en valor la gastronomía de una zona con la que guarda un vínculo afectivo muy potente.

La esencia de la cocina argentina en Vinaròs

A Fuego Lento abrió sus puertas en diciembre de 2019 en Vinaròs con el objetivo de acercar la cocina argentina al público local. En apenas un año, este restaurante familiar ha logrado entrar en la Guía Repsol. Nacho Couce (Uruguay) tiene mucho que ver en este éxito. Finalizó sus estudios en el Grado en Gastronomía de Gasma en junio de 2021 y no dudó en trasladarse a Vinaròs, al norte de la provincia de Castellón, para trabajar como jefe de cocina en A Fuego Lento. 

¿Qué puede encontrar el comensal en este restaurante? “Buscamos dar a conocer muchos platos de Argentina”, explica Nacho Couce. Así, A Fuego Lento no es conocida solo por sus parrilladas (la especialidad de la casa), sino también por otras elaboraciones saladas (empanadillas, vitel toné, matambre de primavera…) y dulces (panqueques con dulce de leche, pastelitos con masa filo…).

Couce se muestra feliz y orgulloso de haber aportado su granito de arena en este reconocimiento: “A nivel personal estoy muy feliz. A Fuego Lento es un negocio muy familiar y me siento como uno más”, asegura. En cuanto a qué supone la distinción del ‘Solete’ Repsol, traslada el mérito a todo el equipo: “Es un orgullo. Un premio al trabajo que vienen haciendo tanto en sala como en cocina. Siempre dan lo mejor de ellos para que salga todo perfecto. El premio es de todos”. 

Post