Víctor Caleya, profesor de Gasma
Las claves de Víctor Caleya para trabajar la creatividad en gastronomía

Víctor Caleya, licenciado en Filosofía, Política y Economía, es actualmente profesor de la asignatura Creatividad e Innovación Gastronómica en el segundo curso del Grado en Gastronomía de Gasma-Universidad CEU Cardenal Herrera. Durante este semestre, ha trabajado con sus alumnos los conceptos y las claves de la creatividad y la innovación aplicada a la gastronomía. 

Su experiencia durante dos convocatorias en elBullifoundation con Ferrán Adrià le ha permitido investigar, reflexionar y entender cómo se trabaja la creatividad. Y por supuesto, aplicar estas experiencias en el día a día de sus clases. A continuación, repasamos junto a Víctor Caleya algunas de las claves de la creatividad gastronómica para entender que esta va mucho más allá de lo que ocurre en una cocina. Y es que la creatividad es un complemento ideal a la pasión para diseñar y gestionar un futuro y una carrera de éxito en el mundo de la gastronomía. 

La importancia del pensamiento crítico

Para Caleya, una de las cosas más importantes es tener actitud filosófica y pensamiento crítico: “Dicen que todos podemos ser súper creativos y que la creatividad son ciertas cosas establecidas, pero la creatividad -y la innovación- es mucho más compleja”, asegura. Por ello, da a sus alumnos herramientas para que entiendan “su yo creativo” y así mejoren el proceso de creatividad. Sin embargo, para ello, “deben personalizar y moldear la información obtenida”.

A pesar de tener las herramientas pueden aparecer ciertos obstáculos que impida pensar de forma creativa. Así, Caleya hace referencia al miedo al fracaso,  que es el mayor bloqueo personal que podemos tener. La creatividad hay que vincularla con las emociones”. Para combatir los problemas y llevar las ideas a cabo apuesta por “la seguridad, la confianza y la importancia del entorno”, sin embargo, señala que es necesario fallar en los proyectos, ya que así es como “verdaderamente se aprende”, según el docente.

Por otra parte, no puede faltar la filosofía y la actitud filosófica, pues son fundamentales para la creatividad y, en este caso, para la gastronomía. Caleya hace una diferencia entre ellas; la primera es la disciplina en sí, las bases que ayudan a entenderse a uno mismo; y la segunda es la capacidad de cuestionarse cada cosa y ver la realidad de otra forma. Si se quiere innovar en gastronomía es necesaria esa actitud filosófica para superar “los límites establecidos”.

Estudiantes de Gasma durante una sesión de la asignatura Creatividad e Innovación Gastronómica

¿Qué es innovación? 

Otra de las cosas que destaca en sus clases, es saber distinguir la acción de innovar y el uso que se le da al término: “Cualquier cambio o pequeña transformación que tenga éxito se dice que es innovación, pero para innovar se necesita pensamiento creativo”. Caleya habla del fenómeno de la ‘innovatitis’ como un problema transversal, pues la palabra innovación está en todas partes y se utiliza muy a menudo como elemento de marketing. Esto sucede cuando se mezcla pensamiento creativo con pensamiento lógico, pero ¿cuál es la diferencia? Según cuenta Caleya, el creativo es aquel que da una respuesta nueva a un problema, es decir, innovadora; en cambio, el lógico es hacer las cosas tal como son, por sentido común, y porque existen unas reglas establecidas.

Su paso por Cala Montjoi

La curiosidad de Caleya le llevó a presentarse a la convocatoria de elBulli1846, centro situado en Cala Montjoi donde se reflexiona sobre innovación y gastronomía. Caleya permaneció durante 2 convocatorias de cuatro meses cada una con Ferrán Adrià trabajando en varios proyectos. A raíz de esta convocatoria, escribió un libro junto Adrià que versaba sobre creatividad, filosofía e innovación. Esta experiencia le ha permitido, además de conocer y trabajar con Adrià, actuar y reflexionar a través del método sapiens, metodología para conectar conocimiento desarrollada en elBulli1846 que aplica en el temario de sus clases.