World Central Kitchen: Germán Carrizo y Carito Lourenço cocinan para los más desfavorecidos

World Central Kitchen, la ONG de José Andrés, se instala en Valencia para ayudar ante la crisis. Germán Carrizo y Carito Lourenço, colaboradores de Gasma y profesores del Grado en Gastronomía, coordinan la iniciativa.

El pasado fin de semana Germán Carrizo recibió una llamada que le hizo, casi sin pensarlo, pasar a la acción. World Central Kitchen, la ONG impulsada en 2010 por el chef José Andrés, se puso en contacto con el chef argentino. Desde hacía unos días, la organización había desembarcado en España por primera vez para dar de comer a los colectivos más desfavorecidos por la pandemia del Covid-19. Madrid, en colaboración con el Grupo Arzábal, fue la primera ciudad en sumarse. Gracias a esta llamada, Valencia estaba a punto de entrar en un movimiento gastronómico solidario y global que opera en más de 20 ciudades de todo el mundo.

Trabajo a contrarreloj

“Nos propusieron colaborar, y en apenas 48 horas el proyecto ya estaba en marcha”, explica Germán Carrizo, quien está al frente de esta iniciativa junto a Carito Lourenço. Los dos son socios de Tándem Gastronómico, empresa que gestiona los restaurantes Fierro y Doña Petrona, así como La Central de Postres, en Valencia. El primer paso fue encontrar una base de operaciones, algo que fue posible gracias a la implicación del empresario Valentín Sánchez, quien cedió las instalaciones de Merkato. Después de realizar los trabajos logísticos y de desinfección necesarios, el pasado jueves comenzaron a cocinar bajo las más estrictas medidas de seguridad.

En menos de una semana el crecimiento ha sido exponencial: “Trabajamos en coordinación con el Banco de Alimentos de Valencia, estudiando muy bien cuáles son las necesidades específicas”. Así, está extensión de World Central Kitchen comenzó preparando 600 raciones diarias gracias al trabajo de seis cocineros. Aquello fue el jueves y solo un día después ya estaban preparados para cocinar 800 raciones. “De seis cocineros hemos pasado a 12 con el objetivo de poder repartir 2000 raciones diarias a partir de este lunes”, explica Germán Carrizo. Una vez las raciones están preparadas, el Banco de Alimentos de Valencia se encarga de repartirlas entre asociaciones, comedores sociales, centros de acogida, etc.

Trabajo en equipo

La planificación y el trabajo en equipo son fundamentales en un proyecto que ha tenido que engrasar su maquinaria en tiempo record: “Carito es la que coordina los pedidos y la recepción del género y yo me encargo del personal, pero esto no sería posible sin la colaboración de mucha gente”, comenta el chef. “Contamos con cocineros, con personal de sala que se encarga del montaje y con amigos que nos han echado un cable”. Así, además del personal propio de sus negocios, otros profesionales como Jesús Machi, colaborador de Gasma y propietario del Horno de San Bartolomé, también son parte activa de esta iniciativa. Además de Makro, colaborador y proveedor para esta iniciativa.

A nivel estatal, son más los cocineros que se han puesto al servicio de World Central Kitchen bajo el lema #ChefsForSpain. Además de Grupo Arzábal, en Madrid ya han confirmado su participación el hotel NH Collection Eurobuilding, el grupo de restauración Bulbiza, Medems Catering, el Qüenco de Pepa o el chef Diego Guerrero (DStage y Dspeakeasy), mientras que en Barcelona es el chef Carles Tejedor quien coordina la iniciativa. Además, el propio José Andrés ha adelantado que otras ciudades como Sevilla, Bilbao, Soria o Segovia estarán activas en breve.

Respuesta solidaria

El movimiento #ChefsForSpain es un ejemplo más de la respuesta solidaria del mundo de la gastronomía ante el Coronavirus. “Desde el mismo instante en que tuvimos que cerrar las puertas de nuestros espacios gastronómicos hace varias semanas, supimos que queríamos hacer algo para contribuir a la situación tan difícil, sobre todo para familias en riesgo de exclusión social”, explican Germán Carrizo y Carito Lourenço en una entrevista concedida a Guía Hedonista.

Esta respuesta es aún más de alabar si tenemos en cuenta que el sector de la restauración ha sido uno de los más afectados por la situación de Estado de Alerta. Al respecto, Germán adivina que la recuperación será lenta, pero pide paciencia: “Al principio habrá más precauciones, pero la gente no va a dejar de ir a los establecimientos de hostelería. Tenemos que entender todos que habrá que ir poco a poco”.