Hace apenas un año Carlos Espinal comenzaba sus estudios en el Máster en Gastronomía y Management Culinario de Gasma. Se convertía, así, en el primer hondureño en estudiar un posgrado gastronómico en España. Tras cursar el programa y realizar las prácticas en el restaurante Aponiente del chef Ángel León (3 estrellas Michelin), Carlos ha vuelto a Honduras convertido en referente mediático (presenta el programa Buen Provecho) y con el sueño de contribuir al impulso de su país a través de la Gastronomía.

Gracias a las Becas Honduras 2020 te convertiste hace un año en el primer hondureño en cursar un Máster de Gastronomía en España. ¿Cómo se lleva esa responsabilidad?

En primer lugar, quiero expresar que de no ser por esta increíble iniciativa del programa 2020 ese sueño nunca hubiera sido posible. Se lleva con un poco de temor y con la incertidumbre de por dónde comenzar el retorno a mi país. No obstante, el mayor orgullo personal hoy en día es poder decir a la población hondureña que ya no soy el único, me llena tanto en lo personal como en lo profesional saber que muchos otros se encuentran interesados en revolucionar la gastronomía de Honduras.

¿Qué tenía el Máster en Gastronomía y Management Culinario de Gasma que te llevó a cruzar un océano sin dudarlo?

Dentro de las opciones que estudié, Gasma fue la que más interés despertó dado su increíble programa. Creo que es una mezcla perfecta entre el aprendizaje de las técnicas de vanguardia y de las herramientas para poder administrar un negocio de restauración. Todo ello a cargo de los chefs y responsables de los mejores restaurantes del mundo. Para mí se presentaba como una oportunidad inigualable, por lo que, sin ninguna duda, fue mi primera elección sobre muchas otras opciones.

Una vez en Castellón, ¿qué es lo que más destacas de tu experiencia?

Sin duda alguna, poder comenzar el programa con una masterclass por parte del equipo de cocina del Celler de Can Roca, considerado durante años el mejor restaurante del mundo, fue algo inolvidable. No obstante, lo mejor aún estaba por descubrirse. Poder conocer el trabajo de Aponiente, por ejemplo, o las grandes amistades que logré forjar durante esos meses. Es algo que nunca olvidaré.

Has hablado de Aponiente. ¿Cómo llegaste a formar parte de la tripulación de Ángel León?

Es increíble la red de contactos que tiene Gasma. Como he dicho antes, durante los meses de formación pudimos conocer el trabajo tanto de los docentes del centro como de los responsables de algunos de los mejores restaurantes del mundo. De entre ellos, me quedo con Aponiente. De manos de su responsable de I+D, David Chamorro, pude conocer la verdadera innovación gastronómica. Desde el primer momento, nació una nueva inspiración: cómo aplicar la cocina de vanguardia que propone Aponiente a la realidad gastronómica de Honduras.

Durante los meses de prácticas pudiste profundizar en este camino. ¿Qué aprendiste trabajando en uno de los restaurantes más innovadores del mundo?

Disciplina y pasión por la cocina. Para mí son los ejes que vertebran el trabajo de la tripulación Aponiente. Aquellos meses fueron un viaje como ninguno junto al resto de compañeros. Gracia a esta experiencia he podido regresar a mi país con grandes amistades, así como con los conocimientos brindados por uno de los mejores restaurantes que puedes encontrar. Estaré eternamente agradecido a Luis Callealta (chef ejecutivo) y a Alan Iglesias (jefe de cocina). Ellos supieron llevarme al límite para crecer cada día como cocinero.

Carlos Espinal junto a Ángel León y Luis Callealta de Aponiente

Vista tu experiencia en Gasma y tu desarrollo profesional posterior. ¿Recomendarías el Máster en Gastronomía y Management Culinario?

Sin duda. El pensum académico que tienen para cada uno de sus programas son de los mejores dentro de España. Además, contar con el respaldo de los mejores restaurantes del mundo es muy importante. Estudiar en Gasma es una oportunidad que te cambia la vida.

Hace un año nos comentabas que, como ganador de la Beca 2020, te gustaría aplicar lo aprendido en España para impulsar la gastronomía Hondureña. ¿Qué cosas de las aprendidas en Gasma te pueden ayudar en esta tarea?

Gracias al programa de becas 2020, a Gasma y a Aponiente regreso a mi pais a trabajar como docente gastronómico. Sin duda alguna, toda experiencia y conocimiento adquirido es fundamental para poder venir y replicarlo con las futuras generaciones de cocineros en mi pais. Gracias a todo lo aprendido me encuentro manejando las clases de vanguardia culinaria, en las que puedo aplicar dichos conocimientos a la gastronomia hondureña. Ese es mi enfoque principal.

¿Cuál es el estado de salud de la gastronomía hondureña? ¿Qué tiene que ofrecer al mundo?

Nuestra cocina actualmente es considerada como una “gastronomia emergente”, con mucho que ofrecer al mundo dado el increíble choque gastronómico y cultural que se encuentra en Honduras. A diferencia de muchos países, Honduras cuenta con muchas etnias y costumbres aún vivas, desde los mayas a los garífunas. Considero que recuperar estas culturas culinarias será el eje principal para revolucionar honduras por medio de su gastronomía.

Has vuelto a Honduras convertido en un chef mediático. Háblanos de Buen Provecho Honduras.

Buen Provecho es una revista gastronómica con 14 años de recorrido, asi como la revista de mayor circulación en todo el territorio Hondureño. En su búsqueda de un cierre 360 de marca, lanzar el programa televisivo era el ultimo proyecto por culminar en este año.

Sin duda alguna convertirme en el presentador de un programa de televisión a cargo de la mejor revista gastronomica del pais es un sueño y un reto cumplido a nivel profesional y personal. En su primer mes el programa es un éxito total. Con esfuerzo y dedicación por parte de todo el equipo que está detrás de cámaras se logró tener un resultado espectacular en pantalla.

Imagen del programa Buen Provecho Honduras