Las cualidades de un chef ejecutivo
El rol y las funciones de un chef ejecutivo

A grandes rasgos, todo el mundo conoce en qué consiste la profesión de cocinero. No obstante, dentro de este gremio existen muchos perfiles profesionales que los apócrifos del tema desconocen. Es el caso del chef ejecutivo. En este artículo te contamos todo lo que debes saber al respecto. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es y qué hace un chef ejecutivo?

Esta denominación hace referencia a cualquier cocinero profesional que tenga responsabilidad dentro de la cocina de un restaurante u hotel. Por tanto, se trata de un puesto muy exigente y con funciones muy precisas.

Además de contar con un gran conocimiento del oficio y experiencia en el sector, debe encargarse de la parte de crear los platos que el resto del equipo reproducirá. También tiene la labor de coordinar al resto de cocineros y de controlar todo lo que sucede en la cocina.

De esta forma, el chef se convierte en una figura de liderazgo, pues es capaz de guiar y motivar al resto del equipo. Por otra parte, ejerce también de coach, ya que tiene la habilidad de reconocer, potenciar y aprovechar el talento. Asimismo, debe encargarse del aspecto financiero del negocio, manejarse con los proveedores y ser creativo a la hora de diseñar el menú.

No es de extrañar que este perfil profesional se haya convertido, en los últimos tiempos, en uno de los más demandados en este interesante sector.

Habilidades y responsabilidades

Como puedes imaginar, este chef tiene que afrontar diversas tareas y labores y hacerlo bien. Ya hemos mencionado que la responsabilidad es la clave en este puesto de trabajo. Si algo sale mal dentro de cocina, el chef ejecutivo es el responsable.

Entre sus habilidades tienen que estar las siguientes:

  • Poseer las técnicas culinarias propias de un cocinero profesional;
  • Orientar su trabajo a la rentabilidad del negocio y a conseguir los objetivos establecidos por la gerencia;
  • Fomentar la calidad en cada cosa que hace;
  • Saber tratar a las personas con las que trabaja, favoreciendo siempre un buen clima laboral y el trabajo en equipo;
  • Conocer, entender y anticiparse a las necesidades de los clientes;
  • Tener iniciativa y afán de superación;
  • Mantenerse al día de las últimas tendencias gastronómicas;
  • Promover la colaboración entre los diferentes departamentos;
  • Trabajar de forma eficaz en cualquier situación y adaptarse rápidamente a los cambios;
  • Poseer inteligencia emocional para poder gestionar las emociones en el lugar de trabajo y demostrar empatía con el resto de la plantilla;
  • Saber tomar las decisiones adecuadas en cada momento;
  • Estar al tanto de la legislación vigente y revisar que se cumpla;
  • Cuidar la higiene en todos los aspectos. Es decir, a nivel personal, en el espacio de trabajo y la de los utensilios;
  • Supervisar todas las operaciones que se llevan a cabo dentro de una cocina;
  • Ser capaz de identificar y prevenir los peligros potenciales que pueden tener ciertos ingredientes y los procesos de producción con el fin de garantizar la inocuidad alimentaria. Es lo que se denomina Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control.

Con esta lista de tareas, puedes deducir que esta profesión requiere de una gran preparación, experiencia y una formación constante. Es la única forma de llegar a desempeñar las labores que te hemos comentado de forma adecuada. Por eso, especializarse con algún curso de chef se vuelve algo esencial.

Si has llegado hasta el final, te habrás dado cuenta de que, sin duda, esta es una salida profesional de lo más interesante si te atrae el mundo de la gastronomía. Con toda esta información… ¿te ves capaz de convertirte en un gran chef ejecutivo? Si la respuesta es sí,¡empieza tus estudios universitarios de cocina con Gasma!